Los signos que nos alertan de que algo no va bien en un curso online son:

  • Los alumnos no terminan sus cursos.
  • Los alumnos no mejoran habilidades.
  • Los alumnos se quejan.
Cuando hay problemas, todas las miradas se fijan en el diseñador del curso. Para que esto no te pase, hoy vamos a hablar de…..

Las causas más habituales por las que fracasa un programa eLearning son:

  1. El curso que se diseñó no es el adecuado para la audiencia.

Antes de empezar a montar el curso nos preguntaremos:

¿El contenido del curso es comprensible para los alumnos?
 
¿Les ayuda a mejorar sus habilidades?
 
¿Aporta valor?
Si la respuesta a alguna de estas preguntas es NO, debemos replantear el diseño.
El conocimiento de la audiencia va de la mano con el conocimiento de los expertos en la materia. Investiga y darás con el discurso y contenidos adecuados.

2. La tecnología elegida no es la adecuada.

Nos fijaremos en 3 cosas a la hora de escoger los soportes de contenidos y actividades:
¿Qué nivel tienen nuestros alumnos en el uso de la tecnología?
 
¿Qué tecnología necesita el curso?
 
¿Qué tipo de equipos/conexiones van a utilizar los alumnos?
 
Recuerda, un texto bien diseñado puede aportar mucho más que un multimedia complejo mal planteado. Los alumnos están más familiarizados con textos en HTML o documentos de texto, consumen menos recursos y requiere de tiempos mucho menores de elaboración. Los recursos multimedia son muy atractivos y motivadores cuando se utilizan bien, pero has de asegurarte que se visualizan correctamente y que no requieren de recursos que no tienes.

3. El seguimiento y evaluación del aprendizaje es deficiente.

¿Puedes comprobar los aprendizajes planteados en el curso?
 
¿Las actividades propuestas están en sincronía con el contenido del curso?
 
¿Existe un contacto fluido entre los participantes del curso?
Cierto es que existen programas en que el contacto entre alumnos puede no ser necesario, pero siempre será imprescindible una relación entre los alumnos y los profesores.
El contacto entre alumnos favorece la motivación, amplia la red de contactos con personas de intereses afines, acompaña, entretiene y aporta un sin fin de valores añadidos al programa. Habilita canales para que pueda producirse y foméntalos.
Estos son los tres “puntos críticos” en un curso online, nuestro trabajo siempre está encaminado a minimizar estos inconvenientes que a menudo encontramos en eLearning.
 
3 cosas a evitar al diseñar formación online
Hola....